Salvando a los rinocerontes con un dispositivo de IoT a la vez

Salvando a los rinocerontes con un dispositivo de IoT a la vez

Por medio de la utilización del Internet de las Cosas, diferentes reservas africanas buscan reducir el número de rinocerontes cazados y la comercialización de cuernos.
Foto por David Clode - Unsplash

Se calcula que a principios del siglo 20 la población de rinocerontes a nivel mundial estaba cerca de los 500.000 ejemplares. Hoy en día, esta cifra es de tan solo 29.500. De las cinco especies de rinocerontes aún existentes, tres se encuentran clasificadas como en peligro crítico de extinción, una se encuentra en estado vulnerable y la otra está casi amenazada.  De acuerdo con el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), es muy poco probable que estos animales logren sobrevivir fuera de parques y/o reservas naturales, pues las amenazas a su seguridad se incrementan más allá del control de los guarda parques. 

Sudáfrica es uno de los países con mayor número de rinocerontes en sus reservas naturales. Por lo tanto, también es uno de los Estados que presenta el mayor número de rinocerontes cazados. De acuerdo con el Department of Environmental Affairs de este país, en 2017 se presentaron 1.028 muertes de ejemplares de rinoceronte por cacería.

Sin embargo, los esfuerzos de las autoridades sudafricanas y de los administradores de las reservas naturales no han disminuido. En los últimos años se han adoptado soluciones de tecnología que buscan reducir el número de rinocerontes cazados por año y, de esta forma, ralentizar la extinción de la especie. Dentro de ellas, se encuentran sensores en los cuernos de los rinocerontes y drones para monitorear sus recorridos. Estas dos medidas han sido especialmente útiles para hacer seguimiento de la venta ilegal de cuernos de rinoceronte. Sin embargo, no han sido lo suficientemente efectivas para prevenir la cacería de estos animales.

En este contexto, los dispositivos basados en Internet de las Cosas han probado ser de mucha utilidad para el trabajo de los guarda parques. Así, en lugar de enfocar sus esfuerzos en rastrear a los rinocerontes, las autoridades han decido servirse del IoT para enfocarse en hacer seguimiento a los cazadores. Uno de los pioneros en la implementación de estas estrategias fue el Kruger National Park en Sudáfrica. Allí, dada la extensión del territorio, el primer paso correspondió a un despliegue de infraestructura de redes a lo largo y ancho del área protegida.

Posteriormente, se implementaron diferentes soluciones que permiten tener un mayor control sobre los límites de la reserva, lugares por donde se infiltran los cazadores. Dentro de las iniciativas adoptadas se encuentran circuitos cerrados de televisión, cámaras de calor y sensores de movimiento en los cercados. En caso de que haya un corte en el alambrado o una excavación para intentar ingresar al recinto, el sistema envía alertas que permiten que los guarda parques lleguen en menos de 7 minutos al lugar donde se produjo la alerta, dificultado el accionar de los cazadores. La implementación de estas herramientas permitió que en 2015 no hubiese un solo caso de rinocerontes cazados dentro de la reserva.   

Uno de los últimos casos de implementación de IoT para salvar a los rinocerontes ocurre en Welgevonden Game Reserve. Allí, la aproximación a la conservación de los animales ha sido un poco diferente. Gracias a estudios de la Universidad de Wageningen en Holanda, se descubrió que por medio del monitoreo de animales de presa se puede identificar el ingreso y predecir el desplazamiento de cazadores en el área protegida. Esto es, porque el comportamiento de animales como antílopes, cebras y ñus cambia conforme a los individuos que se encuentren a su alrededor. Adicionalmente, dado que es mucho más probable que un cazador al ingresar a la reserva se encuentre con uno de estos animales que con un rinoceronte, es posible recopilar más datos de una forma más precisa y dando un mayor tiempo de respuesta para las autoridades. De esta forma, los administradores y guarda parques logran intervenir el área y evitar la caza de estos animales.

La adopción de tecnologías para salvar a las especies parece estar dando frutos en el caso de los rinocerontes sudafricanos. De acuerdo con el último reporte del Department of Environmental Affairs el número de rinocerontes cazados en 2018 fue de 769, el número más bajo de los últimos 3 años.

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados