Banking of Things: geolocalización

Banking of Things: geolocalización

La introducción de soluciones IoT promete revolucionar la forma en la que las entidades bancarias prestan servicios a sus usuarios.
Foto por Carlos Muza - Unsplash

El Internet de las Cosas se ha posicionado como uno de los avances tecnológicos más importantes del siglo XXI. Su capacidad de generar y analizar información en tiempo real, ha servido de argumento para que diferentes industrias encuentren el enorme potencial que significa incorporar IoT en sus procesos y el sector bancario no es ajeno a los beneficios que ofrece.

Uno de los avances en este campo es la utilización de servicios de geolocalización para ofrecer mejores experiencias a los usuarios. En este sentido, algunos bancos han incorporado dispositivos beacon que envían alertas a los empleados una vez que el cliente ingrese a las instalaciones. Estos mensajes pueden incluir datos personales y financieros del cliente, así como reportes de discapacidades médicas y ofertas de productos adaptados al perfil del usuario. Por su parte, el cliente recibe indicaciones sobre la mejor ruta para acceder a los servicios que requiere.

De otra parte, ciertos dispositivos IoT permiten recolectar información sobre la localización de los usuarios. Así, las entidades bancarias pueden servirse de un panorama más completo sobre los patrones de comportamiento de sus clientes y adaptarse a sus necesidades. Ejemplo de esto, es la localización de puntos de servicio y cajeros electrónicos en los lugares con mayor tráfico de la ciudad y el fortalecimiento de la seguridad en los espacios que lo requieran.

Los beneficios de la geolocalización van mucho más allá: por medio de la utilización de dispositivos conectados, las entidades bancarias pueden disminuir las tasas de fraude. Esto se logra, por medio de el cruce de información de la localización del usuario (gracias a su smartphone o wearable) con la ubicación del cajero automático o punto de servicio a utilizar, y los patrones de comportamiento de la persona. En caso de que se encuentre una incongruencia en los datos obtenidos, el sistema podrá detectar un intento de fraude.

Es así, como la incorporación de IoT al sector bancario permite no solo ofrecer mejores experiencias a los usuarios, sino que también, fortalece el sistema de seguridad de la entidad. Explotar las oportunidades que esta nueva tecnología ofrece, podría revolucionar la banca en todos sus aspectos.

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados